Clasificación de los compuestos inorgánicos y sus mecanismos de reacción.

 

De acuerdo con los elementos que los forman, los compuestos químicos inorgánico se clasifican por grupos que poseen la misma característica y comportamiento. Estos grupos, llamados también funciones, están estructurados de la siguiente manera:

 

 

  • Óxidos básicos
  • Óxidos ácidos o anhídridos
  • Hidruros
  • Ácidos
  • Sales

 

Óxidos básicos: Estos compuestos están formados por la unión de un metal y oxígeno; se encuentran comúnmente e la naturaleza, ya que se obtienen cuando un metal se pone en contacto con el oxigeno del medio ambiente, y que con el paso del tiempo se va formando óxido del metal correspondiente. Pueden prepararse industrialmente mediante la oxidación de los metales. Ejemplos: óxido de calcio, óxido plúmbico:

 

Metal  +    Oxígeno   à   Óxido básico

                                                                       2Ca2  +    O2 (2-)     à   2CaO (Óxido de Calcio)

                                                                       Pb4    +    O2 (2-)       à   PbO2 (Óxido Plúmbico)

 

En este caso, el calcio tiene el mismo número  de oxidación que el oxigeno, 2+ y 2-  respectivamente; por lo tanto, su relación es 1 a 1. Por otra parte, la molécula de todos los metales es monoatómica y la del oxigeno es diatómica; en consecuencia, se requieren dos moléculas de calcio para reaccionar con la del oxigeno y formar dos moléculas e óxido de calcio. El numero de oxidación del plomo es 4+, mientras que el de cada oxigeno es 2-; por lo tanto la relación es de un átomo de plomo por dos de oxigeno (1 a 2).

 

Óxidos ácidos o Anhídridos: Se forman al hacer reaccionar el oxígeno con elementos no metálicos. Como interviene el oxigeno en su formación, son también conocidos como óxidos, pero para diferenciar un óxido básico de un óxido ácido, a estos últimos se les nombra anhídridos. Ejemplos: anhídrido carbónico (oxido de carbono), anhídrido hipocloroso.

 

                                                                       No Metal  +  Oxigeno à  Óxido ácido

                                                                       C4+          +  O2 (2-)    à  CO2 (anhídrido carbónico)

                                                                       2Cl2 (1+)  + O2 (2-)    à  Cl2O (anhídrido hipocloroso)

 

El oxigeno y el cloro son moléculas diatómicas, es decir, formadas por dos átomos. Cada átomo de oxígeno tiene como numero de oxidación 2- y cada átomo de cloro 1+; en consecuencia, se necesitan dos átomos de cloro para unirse a un átomo de oxígeno; o bien, cuatro átomos de cloro por dos de oxígeno para formar dos moléculas de anhídrido hipocloroso.

 

Hidruros: Son compuestos formados de la unión del hidrogeno con elementos metálicos como el hidruro de estroncio, etc. La formación de los hidruros es el único caso en que el hidrogeno trabaja con valencia negativa. Ejemplos: hidruro de sodio, hidruro cúprico.

 

                                               Metal    +   Hidrógeno  à Hidruro

                                                                       2Na1+  +   H2 (1-)         à 2NaH (hidruro de sodio)

                                                                       Cu2+    +   H2 (1-)          à CuH2 (hidruro cúprico)

 

Hidróxidos: Se caracterizan por llevar en su molécula el radical (OH-) llamado radical oxhidrilo o hidroxilo. Se forman al agregar agua a un óxido metálico. Ejemplos: hidróxido de calcio, hidróxido plúmbico:

 

                                                                       Metal    +    Agua   à  Hidróxido

                                                                       CaO      +  H2O      à Ca(OH-) (hidróxido de calcio)

                                                                       PbO2    + 2H2O      à  Pb(OH)4 (hidróxido plúmbico)

 

Ácidos: Tienen la característica de que sus moléculas inician siempre con el hidrógeno. Pueden ser:

 

  • Hidrácidos: Se forman con el hidrógeno y un no metal. Ej.: ácido bromhídrico, ácido clorhídrico.
  • Oxiácidos: Son aquellos que llevan oxígeno en su molécula además del hidrógeno y el no metal. Ej.: ácido sulfúrico, ácido nítrico.

 

Sales: Son compuestos que provienen de la sustitución de los hidrógenos de los ácidos por un metal, cuando reacciona un ácido con un hidróxido; por lo tanto, de los hidrácidos resultan las sales haloideas o binarias, las cuales quedan formadas por un metal y un no metal. Ej.: cloruro de sodio, sulfuro de plata:

                                                           Hidrácido   +  Hidróxido à Sal haloidea o binaria  + Agua

 

De los oxiácidos pueden formarse tres tipos de sales: oxisales neutras, ácidas y complejas.

 

  • Oxisales neutras: Se forman cuando se sustituyen totalmente los hidrógenos del ácido. Ej.: nitrato de sodio, sulfato de potasio.
  • Oxisales ácidas: Se obtienen cuando la sustitución de los hidrógenos es parcial.
  • Oxisales complejas: Resultan de la sustitución de los hidrógenos del ácido por dos o tres metales diferentes. Ej.: fosfato de calcio y potasio.